Get Adobe Flash player

Soluciones para cubrir los cableados visibles del techo

Te descubrimos las ventajas de los diferentes materiales a la hora de revestir el techo de habitaciones, locales de oficinas y/o naves industriales.

Los techos a menudo presentan cableado, conductos de aire, desperfectos en la estructura del edificio… Gracias a los cielos rasos decorativos, logramos acabar con ese problema.

Estos falsos techos se han convertido en una de las opciones más económicas a la hora de cubrir techos en estancias, siendo fabricados en materiales ligeros y en una amplísima variedad de acabados; lo más habitual es que se utilicen para disimular conducciones, cableados, reducir las alturas de los techos originales o incluso reducir el coste de una obra.

Una de sus ventajas, además, es la posibilidad de poner y quitar fácilmente las diferentes piezas necesarias del cielo raso decorativo para poder realizar reparaciones en el interior del techo. Estas piezas están apoyadas en unos soportes cuyos materiales pueden variar pero se encuentran con más frecuencia en entramado de madera y soporte metálico.

Materiales frecuentes en los que los podemos encontrar pueden ser placa de yeso, fibra de vidrio, aluminio y PVC. Es de este último del que hablaremos más a fondo aportando varias cualidades que le convierten en una solución ideal para hospitales, cámaras frigoríficas, estaciones de servicio, escuelas y el hogar. Este material, además de ser ignífugo, es inmune a la corrosión provocada por la condensación y no requiere mantenimiento.

De todos modos, no debemos olvidar que cada material tiene sus limitaciones y dependerá de las necesidades de cada proyecto; los mejores aislantes térmicos y acústicos son la fibra de vidrio y el PVC, mientras que los de aluminio no presentan energía estática, por lo que no se adhiere el polvo a su superficie y son impermeables.

Los comentarios están cerrados.