Get Adobe Flash player

Hiperaislamiento de los edificios para reconvertir el sector de la construcción y adaptarlo a la rehabilitación

Es necesaria una adaptación energética para diez millones de viviendas de aquí a 2050

Un estudio en el que ha participado la Universitat Politècnica de Catalunya ha lanzado una propuesta para acabar con el derroche energético en viviendas y adaptar el sector de la construcción a la rehabilitación de edificios.

Según las estimaciones de este trabajo, este giro de 180 grados en el modelo de negocio de las edificaciones permtiría reactivar el sector y generar entre 110.000 y 130.000 empleos directos y de calidad entre 2012 y 2050. “En la construcción en España, aún no hemos llegado a alcanzar una cultura del aislamiento térmico y de la gestión energética, como la que se da en Austria o Suiza”, agrega el profesor Cuchí, que da clases en la Escola d’Arquitectura del Vallès de la UPC.

Albert Cuchí (uno de los autores) estima que la adaptación de estas viviendas permitiría una reducción del 80% de las emisiones domésticas en el horizonte de 2050, en línea con los planteamientos del futuro acuerdo mundial contra el cambio climático. Las soluciones incluyen un hiperaislamiento de los edificios, la sustitución de calderas por otras más eficientes, la instalación de sistemas de ventilación con recuperación de calor y la colocación de paneles solares para más de la mitad del agua caliente de la casa. Las reformas deberían iniciarse en las casas con más bajos estándares de ahorro energético.

Las acciones más prioritarias deberían centrarse en la impermeabilización del edificio; es decir, un aislamiento de su exterior (fachada, cubiertas, carpinterías, instalar dobles ventanas) e incrementar la eficiencia de los sistemas de ventilación. “Los modernos sistemas de ventilación permiten que el aire caliente exhausto que sale al exterior pase por un intercambiador de calor, de manera que el aire nuevo frío que cogemos del exterior entra calienta en casa, y un 70% de ese calor se aprovecha”, agrega Cuchí, recordando que “todo esto requiere controles en la ventilación y la instalaciones de nuevos sistemas”.

Los comentarios están cerrados.