Get Adobe Flash player

Bienestar acústico: el fruto de una buena insonorización

Estamos ante un indicador de calidad de vida que no siempre se tiene en cuenta: la insonorización

El bienestar acústico es algo que todos buscamos a la hora de habitar un hogar o reservar un hotel o un apartamento para nuestras vacaciones: una buena insonorización que nos garantice confort gracias a la inexistencia de ruidos.

 

El bienestar acústico es algo que todos buscamos a la hora de habitar un hogar o reservar un hotel o un apartamento para nuestras vacaciones: habitaciones con buena insonorización que nos garanticen un confort gracias a la inexistencia de ruidos provenientes del exterior. Esto lo podemos conseguir mediante las mil y una formas de realizar un óptimo aislamiento acústico.

Lo primero que deberíamos saber a la hora de enfrentarnos a ese gran enemigo que es la contaminación acústica es que el ruido reduce la calidad del sueño, perjudica la salud de forma latente y a largo plazo y produce situaciones de estrés permanente en estados de concentración y comunicación. La OMS tiene establecido en 70 dB el límite superior deseable para conseguir bienestar acústico, mientras que en España, dicho valor óptimo está situado en 55 dB. Ahora basándonos en la realidad, y según recientes estudios de la Unión Europea con fecha de 2005: 80 millones de personas están expuestos diariamente a niveles de ruido ambiental superiores a 65 dB y otros 170 millones, lo están a niveles entre 55-65 dB.

La lucha por conseguir el mayor aislamiento acústico está a la orden del día en nuestra sociedad, aunque la contaminación acústica crece cada vez más. Si bien es cierto que las medidas sostenibles para contribuir a un mejor aislamiento acústico también están en auge. En grandes urbes como Barcelona o Sabadell, esto se multiplica exponencialmente.

La concienciación para conseguir un mayor aislamiento acústico debe crecer todavía, más aún teniendo en cuenta que la Generalitat de Catalunya reducirá en 2012 las ayudas a la rehabilitación de viviendas, a excepción de las que mejoren el aislamiento acústico y térmico, resuelvan problemas estructurales, las que permitan alcanzar condiciones de habitabilidad, y las que mejoren la accesibilidad, entre otros. La insonorización nos beneficia a todos. 

Estas consecuencias y cifras nos pueden dar una idea de la magnitud del problema y de la necesidad de un buen aislamiento acústico en nuestro hogar.

 

 

Los comentarios están cerrados.